Colección de orégano

Colección de orégano

Plantas aromáticas para el jardín: orégano.

Perteneciente a la familia de las Lamiaceae, el orégano es una planta perenne compuesta por tallos de diferente altura, que van desde los 25 cm hasta casi un metro, hojas y flores. Las hojas, pequeñas y verdes, son las que se utilizan en la cocina. Frescos o secos, encuentran aplicación en muchas recetas regionales de la cocina italiana y mediterránea. La floración ocurre generalmente durante el verano y hasta principios de otoño. Las flores púrpuras generalmente están dispuestas en forma de panícula. El orégano es una planta con altas capacidades antioxidantes. Además de sus aplicaciones culinarias, también es conocido por algunas de sus propiedades medicinales. Rico en minerales y vitaminas, también tiene un alto contenido en fenoles, considerado un antiséptico natural. El orégano se puede tomar en forma de infusión o té de hierbas.


Siembra y cuidado del orégano: algunas pistas.

El orégano es una planta bastante común, resistente y adaptable, que no requiere cuidados demasiado especiales. Sin embargo, algunos trucos permiten plantas más sanas y robustas. Empecemos diciendo que el orégano no requiere suelos específicos, aunque prefiera los calcáreos, permeables y secos. El lugar ideal para plantar debe ser soleado y ventilado. El período ideal de siembra es hacia finales del invierno y, dada su resistencia, la planta no requiere un riego abundante. Por el contrario, será necesario evitar el estancamiento del agua en el suelo en el que crece. También debido a su resistencia, el orégano no está sujeto a la agresión de parásitos y pulgones. No obstante, te recomendamos un tratamiento preventivo con algunos pesticidas específicos para los que puedes pedir consejo a una floristería o tienda especializada.


Recolectar orégano: algunos trucos.

Es bueno recordar que el orégano, dependiendo del uso que se pretenda darle, se puede cosechar en forma de hojas o en ramitas enteras, incluidas las flores. Las hojas individuales, que se utilizarán frescas en la cocina, se pueden recolectar según sea necesario. Las ramitas enteras, por otro lado, deben recolectarse al comienzo de la floración. Si la planta tiene solo un año, es recomendable evitar más de un corte en un año. Si, por el contrario, la planta es más vieja, se puede realizar una cosecha en julio y otra hacia finales de septiembre. Una vez recolectadas, las ramas deben secarse en breve, colgándolas boca abajo en ambientes oscuros y ventilados. Una vez finalizado el secado, las hojas y flores se separarán de las ramas, se desmenuzarán y, finalmente, se guardarán los tarros de cristal. El secado oportuno y el almacenamiento correcto garantizan la persistencia del aroma.


Orégano cosechado: Secado de orégano: puntas.

El secado del orégano no es un proceso complejo. Sin embargo, algunos trucos pueden mejorar el resultado final. La recolección de las ramas debe realizarse en días húmedos. Estos deben cortarse limpiamente con tijeras de jardín o con un cuchillo afilado. Además del clásico almacenamiento en un lugar oscuro y ventilado, existen algunas alternativas. Uno de ellos es insertar las ramitas en bolsas de papel cuidadosamente cerradas con una cuerda. Las ramas conservadas se pueden colgar en terrazas expuestas al sol. Sin embargo, se debe tener cuidado de llevarlos adentro por la noche y dejarlos expuestos solo durante el día. Una semana de secado con este procedimiento debería ser suficiente. Por último, bastará con desmenuzar flores y hojas secas y guardar todo en recipientes de vidrio.




Vídeo: MIX LA QUINTA ESTACION vs LA OREJA DE VAN GOGH