Ginco, árbol de abanico - Ginkgo biloba

Ginco, árbol de abanico - Ginkgo biloba

Generalidad

El Ginkgo biloba, también conocido como árbol de abanico, es un árbol erecto con hojas caducas que alcanza los 25-30 m de altura; esta planta es originaria de China y Japón y es la única superviviente de un género que contó numerosas especies en épocas pasadas, como lo demuestran numerosos hallazgos de fósiles. El tronco tiene un tronco erecto y, en general, los ejemplares jóvenes tienen un porte columnar; con el paso de los años, la copa tiende a ensancharse y volverse muy ramificada. Las hojas tienen forma de abanico, de color verde claro, a veces tienen dos lóbulos, crecen alternativamente en las ramas viejas y en racimos en los nuevos brotes; en otoño esta planta se vuelve muy decorativa, adquiriendo un color amarillo dorado. Las flores masculinas y femeninas florecen en diferentes árboles, por lo que se necesita al menos un espécimen de cada sexo para producir frutos fértiles; las plantas hembras de al menos 20 años producen frutos del tamaño de nueces, que crecen en pares; tienen una piel lisa, de color bronce y desprenden un olor desagradable. Estas plantas son muy utilizadas como árboles de carreteras, ya que toleran sin problemas la contaminación ambiental.


Exposición

Hablando de cuál es la mejor exposición para los ejemplares de árboles de abanico, es bueno decir que el ginkgo biloba prefiere lugares soleados, pero puede adaptarse a múltiples condiciones, creciendo siempre de forma exuberante y equilibrada.

No temen al frío, aunque sea bueno dar cobijo a los ejemplares muy jóvenes, al menos durante los dos primeros inviernos tras la siembra.

La exposición también puede ser a pleno sol, siempre que la zona elegida esté bien ventilada; A las plantas de ginco no les gustan los climas demasiado cálidos y sufren durante los sofocantes días de verano, mientras que son muy resistentes a los climas duros, incluso con temperaturas bajo cero en muchos grados.


Regando

Generalmente este tipo de planta se satisface con las lluvias; en el caso de ejemplares jóvenes y largos periodos de sequía en verano es aconsejable regar los ejemplares de ginco, para permitirles un mejor crecimiento y evitar que puedan mostrar signos de sufrimiento.

Es bueno intervenir con moderación, evitando la formación de estancamientos hídricos, que no serían saludables para el abanico.


Suelo

Los ejemplares de plantas pertenecientes a esta variedad prefieren suelos ricos y bien drenados, pero crecen sin ningún problema en cualquier suelo y pueden soportar la salinidad y la sequía.

Cuando se planta un espécimen de este tipo, es bueno colocar estiércol maduro o fertilizante granular en el fondo del suelo, lo que puede proporcionar a la planta la nutrición necesaria.


Multiplicación

La multiplicación de los árboles de Ginkgo biloba generalmente ocurre mediante la tala en primavera y otoño; por semilla en primavera. Para la multiplicación de esta variedad procedemos eligiendo preferentemente los ejemplares masculinos, pues las plantas femeninas tienen semillas de olor acre.

Es aconsejable evitar intervenir en los trabajos de poda ya que esta planta tiende a secar las ramas que se han podado.


Ginco, árbol de abanico - Ginkgo biloba: plagas y enfermedades

Estos árboles antiguos son resistentes y resistentes y es poco probable que se vean afectados por plagas o enfermedades.




Vídeo: Bonsai Ginkgo Biloba