Poda de olivo

Poda de olivo

Pregunta: Poda de olivo

Hola, me gustaría mucho tener información sobre cómo podar olivos. Soy un entusiasta de la jardinería hágalo usted mismo y tengo algunos olivos en casa en el campo. Le agradecería mucho que me pudiera aconsejar al respecto. Esperando una respuesta, gracias de antemano !!


Respuesta: poda de olivo

Estimado Giancarlo,

Le agradecemos que se haya puesto en contacto con nosotros sobre la pregunta sobre su olivo, a través de la sección de Expertos de nuestro sitio.

El olivo, Olea europea, es una planta arbórea autóctona de las zonas mediterráneas y se cultiva para obtener los frutos utilizados para el consumo en fresco y para el prensado con el fin de obtener el aceite.

La planta es siempre verde, rústica, alcanzando alturas de hasta 20 metros. Las raíces son superficiales, el tronco grisáceo y retorcido, las ramas son verdes y llevan hojas lanceoladas, curiosas de color verde grisáceo.

En primavera (abril-junio) se forman muchas flores blancas reunidas en inflorescencias que dan lugar a frutos, drupas verde-negras.

Las flores se forman en las ramas de un año.

El olivo requiere temperaturas suaves, lugares soleados y resiste la sequía, en cambio requiere una fertilización regular para sostener los frutos que se forman. La maduración de las drupas se produce generalmente desde septiembre hasta finales del invierno según la zona y la variedad.

En cuanto a la poda de estas plantas, conviene intervenir al final del invierno y en todo caso antes del reinicio vegetativo, posiblemente en periodos en los que no se teme la reaparición de las heladas. Los cortes no deben ser demasiado enérgicos para no limitar la producción, es aconsejable hacer cortes mínimos para formar una corona globular que combine el factor funcional de formación del fruto con el ornamental y estético. Cabe recordar que la vegetación tiende a desplazarse hacia la periferia del dosel, por lo que es importante intervenir con frecuentes cortes de "espalda". En los cortes de poda, es aconsejable cubrir las heridas con pastas cicatrizantes para promover una curación rápida y proteger el corte de la propagación accidental de parásitos fúngicos.

Tuyo sinceramente.


Tres tipos de poda

El olivo generalmente tiene una forma tupida natural y sus tallos crecen directamente del suelo. Para un correcto desarrollo de la planta, es fundamental intervenir mediante una correcta poda, que se puede clasificar en tres tipos, en función del porcentaje de ramas arrancadas.

Se enciende si afecta menos del 20% de todo el dosel y se recomienda en la fase de mejoramiento que precede a la entrada en producción de la planta; intensivo cuando el follaje extraído supera el 40% del total, afectando masivamente a la planta y por tanto se practica solo en los casos en que se pretende estimular la emisión de brotes nuevos y más densos.

La poda más extendida y practicada en la mayoría de las intervenciones ordinarias, sin embargo, sigue siendo la definida como media, que ocurre cuando la remoción afecta aproximadamente al 20-35% de la copa.


¿Por qué podar?

La poda, para el olivo, es una intervención imprescindible para mantener la planta sana, productiva y longeva. Si se deja crecer libremente, tiende a convertirse en un gran arbusto cónico. La intervención humana es muy importante por varias razones. En primer lugar, la eliminación de ramas favorece el nacimiento y desarrollo de nuevos árboles más frutales. Además, al dar forma al ejemplar, es posible distribuir de forma óptima la iluminación y el paso del aire por la planta, factores muy importantes para maximizar la producción y evitar la aparición de enfermedades. También se debe tener cuidado de tener un buen equilibrio de hojas y madera.

Todos estos factores influyen de forma decisiva en la fructificación que, en caso contrario, suele ser irregular, es decir, con años alternados demasiado abundantes (y por tanto con caída prematura de la aceituna) y años demasiado escasos.


¿Cuando?

El mejor momento para podar es al final del invierno, antes de que el árbol comience a vegetar. Es muy importante que no haya más heladas que puedan dificultar la cicatrización de cortes y provocar la penetración de patógenos.


¿Qué tipos de poda existen?

El enfoque varía con la edad de la planta. Podemos tener una poda de entrenamiento (que tiene como objetivo dar la forma adecuada a una planta joven), una poda de producción (que favorece la fructificación adecuada en un ejemplar adulto) y una poda de rejuvenecimiento (estimula la producción de nuevas ramas eliminando algunas también). viejo, enfermo o dañado).


Establecer poda

Es importante precisar que para podar bien cualquier árbol o arbusto hay que contar con una buena experiencia (sobre todo si queremos realizar una poda fuerte). Por lo tanto, es bueno aprovechar el consejo de un experto o al menos observar su trabajo directamente primero. Teniendo este tipo de conocimientos, en primer lugar hay que mirar detenidamente el ejemplar para comprender de antemano dónde intervenir y cuánto. En general se puede decir que en las plantas jóvenes es bueno intervenir con mano ligera, en las viejas en cambio hay que ser más decisivo. Seguro que es mejor cortar primero las ramas más grandes e ir de arriba hacia abajo. Las herramientas a utilizar (cizallas, sierras, motosierras) deben estar limpias y bien afiladas para que el corte quede limpio.


Formas de agricultura

Para el olivo en particular, a lo largo de los siglos, se han desarrollado "formas" ideales para un buen crecimiento y fructificación. A menudo están vinculados a un territorio en particular y a un cultivo específico.

- Forma de florero: se encuentra entre los más extendidos. Es necesario proceder, a lo largo de los años, cortando la parte superior del tronco, para evitar que crezca en altura. Las ramas que irán hacia arriba se apartarán de esto. El conjunto formará una estructura de cono invertido, abierto por dentro, ideal para una buena aireación y radiación de la marquesina.

- Florero policónico: la corona está formada por 3-4 grupos cónicos distintos y está abierta en el centro. Es una forma muy común en las regiones del sur. Permite, dado que mucha luz también llega al suelo, el cultivo de plantas herbáceas en el suelo (hortalizas). La recolección de la aceituna, sin embargo, es más difícil porque los frutos se encuentran muy arriba. Para obtenerlo, se debe cortar el tallo a aproximadamente un metro del suelo durante el primer año, conservando tres o cuatro ramas. Estos se deben trabajar durante el segundo año para mantenerlos casi paralelos al suelo y luego ir hacia arriba. Las ramas secundarias, trabajadas a partir del tercer año, que se derivan de estas, deben ir principalmente hacia el exterior y dar fruto allí.

- Forma libre o arbusto es la forma que más se está extendiendo en nuevas plantas: favorece la recolección ya que la planta nunca alcanza alturas considerables.

Se consigue evitando cualquier tipo de intervención durante los primeros 10 años aparte de la eliminación de ventosas desde la base hasta 50 cm. Los recortes más drásticos comienzan a partir del décimo año y son principalmente de contención y rejuvenecimiento.

También hay otras formas menos comunes: globoso (similar a la forma libre), paraguas (las ramas se extienden paralelas al suelo en toda su longitud), palmeta libre, jarrón tupido.


Poda de producción

La poda de producción es la más delicada y para la que se necesita más experiencia.

Los objetivos de esta práctica son principalmente

- mantener el equilibrio entre la madera y las hojas,

- favorecer la aparición de nuevas ramas (el olivo produce principalmente en nuevas ramas)

- regular la producción para que la planta no dé frutos excesivamente durante un año y luego se agote en el siguiente.

- evitar tener demasiadas ramas productivas en la misma rama. Esto provocará fácilmente una caída prematura de las aceitunas con la consiguiente pérdida de calidad de la cosecha.

Se puede empezar a hablar de poda de producción cuando la planta comience a dar frutos. De hecho, antes de que la planta haga aceitunas, no tiene sentido empezar a podar el olivo según las reglas de este tipo de poda porque no daría resultado.

El principio básico que regula la poda de producción es favorecer al máximo la producción de aceitunas y estimular al máximo la planta para que produzca aceitunas. Para lograrlo, es necesario identificar las ramas productivas en función de su estado de salud y su posición, luego de lo cual se interviene para favorecer al máximo la iluminación de estas ramas.

La iluminación de estas ramas debe ser óptima, pero se debe tener cuidado de no crear áreas oscuras en el dosel. El sol es fundamental para la fructificación, pero debe ser regular en toda la copa si se quiere que el árbol produzca de forma homogénea y satisfactoria.

Normalmente los olivos de producción se podan en maceta o se intenta dejar la planta muy vacía por dentro y disponer las ramas principales a 120 ° para optimizar la superficie expuesta a la luz. La forma del florero debe cuidarse año tras año y es necesario asegurarse, mediante poda, que las ramas partan aproximadamente a 1 metro de altura.

Ver el vídeo



Vídeo: Introducción a la poda el olivo